Capital efectivo: el nuevo dolor de cabeza

Columna de Bárbara Neyra, Directora Área Tributaria Anina